Noruega

Y para los amantes del queso…

Cualquier persona que me conozca bien sabe que el queso noruego es mi perdición. De eso que un kilo de este queso me lo comí en…¿menos de un mes?

Pero mudarse a Noruega y ser amante del queso no es compatible. Un poco paradoja, teniendo en cuenta que me encanta su queso.

Todo el queso exportado de fuera tiene un alto impuesto que no hace este queso apto para todos los bolsillos. Esto es bueno para el granjero, malo para el consumidor. La marca más conocida es Tine, pero hay otras como Jarlsberg, Norvegia (propiedad de Tine) o Synøve.

Os podéis imaginar que esto me puso algo triste…Entonces leí un artículo del Heraldo de Aragón que me hizo sentir un poco mejor: 6 espacios para disfrutar del queso en Zaragoza.

¡Estoy deseando probar!

Anuncios

La lucha por encontrar el diccionario perfecto.

Tiempo atrás lo primero que necesitabas al empezar a estudiar una lengua era un diccionario. Ahora con las nuevas tecnologías tenemos el Google Translate (cof cof, no es fiable al 100%), el Word Reference o cualquier otro diccionario online.

Quizás sea la mejor opción para empezar o si no te puedes permitir un diccionario. Pero si aún no te atreves a hacerte con un diccionario aquí tienes unas cuantas razones para hacerlo:

  1. Te permite poder desconectar de tu ordenador y trabajar sin distracciones. Todos hemos tenido la buena intención de ponernos a algo y terminar haciendo todo lo contrario.
  2. Puedes confiar en sus traducciones. En todas las lenguas hay palabras que pueden significar varias cosas y eso siempre es causa de confusión.
  3. Con idiomas menos comunes para los hispanohablantes es difícil encontrar un diccionario de calidad. Y ojo, en este caso ni siquiera el diccionario que venden en España es recomendable. Hablaré del tema más adelante. Y para el finlandés ni hay un diccionario disponible.
  4. El Gran Diccionario de Oxford sirve como instrumento de defensa. Creo que no hay nada más que decir sobre ésta.

Diccionarios de inglés: 

Existen multitud de opciones. Todo depende de tu nivel, el dinero que te quieras gastar y las ganas que tengas de mejorar.

Para alguien que acaba de empezar, un diccionario pequeño. Cuando éste se te quede pequeño, puedes pasar a uno más gordete. Pero si quieres pasar directamente al definitivo, te recomiendo el ya nombrado Gran Diccionario de Oxford. Existen varios precios que van desde 49€ a 55€. Todo depende de la tienda.

La ventaja que tiene este libro es el CD que viene con él. Instalando un programa tendrás todas las palabras del diccionario al alcance de tu teclado.

Diccionarios de alemán:

Aquí al tener un nivel menos avanzado solo tengo el diccionario de Collins compact plus. No sé si es el mejor, pero puedo asegurar que la gramática que este libro incluye me fue de mucha utilidad al empezar.

También cuento con la ayuda de la gramática esencial de Hueber y la de Pons, aunque ésta última no la recomiendo demasiado.

Diccionarios de noruego:

El noruego es un ejemplo de idioma en el que no te puedes fiar de las traducciones online. El diccionario que tenemos disponible en España es el diccionario de la Librería Universitaria.

En vez de comprar este diccionario esperé a viajar a Noruega otra vez para comprar un buen diccionario. Los noruegos están mucho más interesados en aprender español que nosotros aprender noruego, así que encontraremos gran variedad. El problema es el precio. Tuve suerte de poder quedarme con los que mi familia noruega tiene. Aquí podéis ver la foto de mis diccionarios:

IMG_0080

IMG_0078

El de la editorial Universitaria cuesta 15€ mientras que mi diccionario cuesta 518 .- (62€). Lo puedes encontrar en su página noruega aquí.

Los precios en Noruega II

Por mi segundo viaje a Noruega pensé que sería interesante hacer una segunda parte de este post. Los precios, como en todos sitios, varían de tienda a tienda y de ciudad a ciudad. Los precios a continuación son de la tienda Kiwi.

  • Coca Cola de medio litro: 2,08€(17.4 kr)
  • Caja de 6 huevos: 2,50€ (20.9 kr)
  • Litro de leche: 1,9€ (15,9 kr)
  • Margarina: 2,86€ (23,9 kr)
  • Medio kilo de Brunost Bestemorost: 6,27€ (52.4 kr)
  • Kilo de brunost normal: 8,36€ (69,9 kr)
  • 250g de Kaviar en tubo marca Mills: 3,36€ (28,1 kr)
  • 300g de salmón crudo: 8,36€ (69,9 kr)
  • 100gr de salami: 3,83€ (32 kr)
  • Tubo de Baconost: 3,40€ (28,4 kr)
  • Bote de ketchup Heinz: 3,34€ (27,9 kr)
  • 3 kg de comida de perro Pedigree: 10,76€ (89,9 kr)
  • Premios para gatos marca Whiskas: 1,18€ (9,9 kr)
  • Manzanas: 3,58€/kilo (29,9 kr)
  • Durante este viaje el precio de la gasolina estaba entre 14,3 y 15,7 coronas (1,7-1,88€ el litro)

¿Debería Noruega pagar por algo que pasó hace tanto tiempo?

Puedes leer el artículo en noruego aquí.

Noruega era un reino medieval en el siglo IX y fue independiente hasta el año 1397. Fue entonces cuando, junto a Suecia, se unió a Dinamarca, al heredar su reina ambos tronos. En ese tiempo el Reino de Noruego incluía partes de Suecia, las islas Shetland, las islas Orcadas, las islas Feroe, Islandia y Groelandia. Los suecos, descontentos, se rebelaron contra esta unión y ganó guerras contra Noruega y Dinamarca en el siglo XVII. Un ejemplo de esto sería la Guerra sueco-danesa, parte de la Segunda Guerra del Norte. Suecia se liberó de Dianamarca, lo que llevó a Noruega a ya no ser una entidad separada dentro de la unión personal y se convirtió en parte de Dinamarca.

Durante las guerras napoleónicas Dinamarca-Noruega se unió a la guerra en contra del Reino Unido y Suecia, de lado de Francia. Perdieron en 1814 y Suecia exigió que se le entregaran los territorios noruegos. Entonces comenzó una guerra por parte de los noruegos, que querían la independencia: la Guerra sueco-noruega, en 1814. Se aceptó de nuevo una unión personal entre los dos países.

Llegados a este punto Noruega ya era en parte independiente. Tenía su propio ejército, su propia bandera, su propia moneda, su propio primer ministro y partidos y su propia Constitución, escrita el 17 de mayo de 1814. Sin embargo, el rey de Suecia permaneció como rey oficial hasta 1905, cuando los noruegos presionaron al rey para que convocara unas elecciones en Noruega para su completa independencia. Por supuesto, la gran mayoría de los noruegos votaron por esta independencia. Ofrecieron el trono del nuevo estado noruego a Suecia, pero lo rechazaron. En vez de sueco, se eligió un príncipe danés y una princesa británica.

Vale, sí, parece que no viene mucho a cuento. Pero nunca está de más conocer un poco más de la historia de Escandinavia ¿no?

El Caribe reclama tanto a Noruega como a Dinamarca un pago por la esclavitud a la que estuvo sometida.

Pero ¿acaso está bien hacer pagar a los descendientes de esas personas por algo que no han hecho? Lo que en su día hicieran sus tatarabuelos ¿deberían acaso avergonzarse?

Me parece más bien una estrategia oportunista. Una forma de sacar dinero de un país rico como lo es Noruega. ¿Les preocupa realmente a esas personas sus antepasados o solo buscan el dinero?.